Buscar
  • Dori Pérez

¿vives o sobrevives?



Hace poco me preguntaban por Instagram: "Dori, ¿puedes explicar la diferencia entre VIVIR Y

SOBREVIVIR?"...

Como siempre digo, no tengo la verdad absoluta, pero me apetece compartir cómo yo lo veo y lo siento.


Para mí, SOBREVIVIR es ir a "donde nos lleve la corriente".

Es como ver la película de nuestra vida como un mero espectador y no como el protagonista. Hay una frase que me resuena mucho y que yo misma sentía: "VIVIR MI VIDA SIN MÍ". Me refiero con esto a que es la sensación de estar pasando por la vida a veces de puntillas y a veces como caminando entre lodo espeso. Es como si no tuviéramos el timón del barco, a la deriva...


No poner límites, conformarse con mitades o menudencias, callar nuestras necesidades, exigir que nos vean, echar "balones fuera", buscar culpables o sentirnos así, dejar los sueños clausurados en un cajón, pensar que no nos merecemos cosas buenas, entre otras "lindeces", es lo que yo entiendo por SOBREVIVIR...


Desgraciadamente, se han instalado en nosotros frases demoledoras como "aquí estoy, tirando", "la vida es sufrimiento", "ya que estoy, me conformo", "la felicidad es para otros", "más vale malo conocido", por ejemplo, ¿te suenan? Para mí, estas expresiones están cargadas de freno, de pesimismo, de "ver el vaso medio vacío", de pocas ganas de vivir.


El tema es que a todo nos acabamos acostumbrando y, por otro lado, esta forma de ver la vida (aunque más bien debería denominarse "pesadilla" en este caso), desde el derrotismo, la queja, la crítica y el inconformismo, la acabamos viendo "NORMAL" se vuelve ALTAMENTE CONTAGIOSA, de modo que ¡ojo! con las personas con las que alimentamos este bucle nocivo de ver la VIDA solo como SUPERVIVENCIA, mediante conversaciones dignas de películas de apocalipsis.


En resumen, SOBREVIVIR, lo veo (y lo vivía) como "pasar de puntillas" por el GRAN REGALO que recibimos al nacer, sin apreciarlo ni siquiera quitar el envoltorio...


En cambio, VIVIR, lo veo (y, por fin lo vivo) como un cocktail exquisito de:


-Toma de responsabilidad y de abandono del "los demás me hacen feliz/infeliz".


-AGRADECIMIENTO pleno por despertar cada día con vida.


-Entendimiento de que TODO NO ESTÁ EN NUESTRA MANO y, con ello, soltar tanta lucha, resistencia, rigidez e intentos agotadores de intentar que todo y todos sean como necesitamos.


-Reconciliarse con los CAMBIOS y sacarles el lado positivo siempre. Sin miedo, pero sí con la incertidumbre de qué pasará y con la convicción de que todo lo que la VIDA nos propone es para hacernos más grandes y más sabios.


-Asumir, de una vez por todas, que NO VAMOS A CONTENTAR A TODO EL MUNDO, pero que es el precio a pagar por ser (como solo nos merecemos) PROTAGONISTAS DE NUESTRA VIDA.


-Dejar de tener que necesitar "SER DEL MONTÓN" y "no hacer mucho ruido" y pasar al "SOY ÚNICO, IRREPETIBLE Y A QUIÉN NO LE GUSTE, QUE NO MIRE".


Podría añadir muchos más puntos a este listado que, afortunadamente, he comenzado a experimentar hace apenas algunos años, ya que yo también era una experta en supervivencia, pero me encantaría saber TU OPINIÓN y qué añadirías.


Te invito a subscribirte a mi canal YouTube https://www.youtube.com/channel/UCf3EY4bzFVAFMjTgt-TGXzw ya que próximamente compartiré un vídeo sobre ello. Además podrás ver un contenido exclusivo distinto al que comparto en mis otras redes sociales.


Y hay un antes y un después, y al final, nadie se muere por nadie, y te das cuenta de cuánta vida de protagonista te dejaste por vivir, pero también, un día, respiras hondo y dices sonriendo: "NUNCA ES TARDE PARA COMENZAR A VIVIR"...



Y tú, ¿vives o sobrevives?








Me encantará leerte.


Te mando un abrazo cargado de Brillo,

recordatorio del que ya tienes dentro...









36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook

© 2020 Dori Perez. Creado por Virginia Mallén.