Buscar
  • Dori Pérez

¿Qué significa para mí "reírme"?


Anda ríete de tus errores...


¿Te parece? Te voy a contar.


Hay muchos aprendizajes que me han enseñado a vivir la vida tal y como la veo ahora. De una forma más libre, más serena, más conectada, con más PAZ y con una cara un poco más sonriente. Pero hay uno que ha sido clave: REIRME de todos esos errores que he cometido que ahora cuando los recuerdo digo: Madre mía Dori, la que liaste!"




Hasta que no solté el rencor, la ira, la rabia hacia mí, hasta que no me perdone, me abrace y ví que me hacía gracia a mí misma por todas las "meteduras de pata" que había cometido, no comencé a ser feliz.


Somos nuestros peores enemigos, no descubro nada nuevo, ya lo sabemos.


Era mi pero justiciera, era buena, bondadosa, amable y cariñosa para todo el mundo pero a mí no me dejaba pasar ni una... "Qué incongruente, ¿no?"


Me criticaba, me pregonaba, me autosaboteaba y hasta me castigaba...


Quiero introducir un pequeño inciso sin querer enturbiar este escrito, pero siento que tengo que expresarlo porque sé que puede aportar... Toqué la anorexia, la ansiedad, me autocastigaba de muchas formas, pero de eso quizás hablaré en otro momento.


Me quedo con la parte más liviana, a esa que cuando descubrimos que si le ponemos una sonrisa a la vida pero, sobre todo, a nuestros fallos pasados, comenzamos a volar, a vivir, a evolucionar, a brillar... Todo con una sonrisa.


Ya la vida trae las cosas negativas solas y al final, no son negativas ya que se convierten en positivas al permitirnos siempre aprender. Vendrán las lágrimas, las desgracias, todo aquello que no está en nuestra mano, todo aquello que no podemos abordar y que no podemos hacer nada para escapar de ellas.


Quédate con la sonrisa, con esos: "¡Venga que nada es tan grave! ¡No supiste hacerlo mejor, venga mejóralo ahora ya que no puedes volver atrás para rectificarlo!"


Alégrate, ahora eres consciente de ello. Todo esto nos libera y nos lleva a las puertas de una nueva vida, una vida que, ¿por qué no? decorarla con una sonrisa. Es solo desde ahí, cuando conseguimos hacerlo, cuando conseguimos reírnos de nuestros propios errores, sólo entonces pasa algo maravilloso.


Dejamos de encontrar culpables, dejamos de juzgar, dejamos de señalar porque comprendemos que al igual que nosotros, lo demás también lo han hecho lo mejor que han podido o han sabido.


A mí este aprendizaje me ha liberado, me ha devuelto la ilusión, la paz, las ganas de vivir.


Me encantaría que a ti también.


Un abrazo.


Gracias por sumar en este espacio tan íntimo donde TODO ESTÁ BIEN y TODO SUMA.






Gracias Valiente. ⭐









Acompañante de Valientes

@_doriperez

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo