Buscar
  • Dori Pérez

LA VIDA ES UN REGALO, ¿QUÉ VAS A HACER CON ÉL?

Hoy me he levantado con una noticia triste a la vez que real.

Un segundo hijo de una persona conocida muy de lejos que ha tenido que decir “Adiós” a raíz de un mismo accidente de tráfico.


Mil sensaciones recorren mi cuerpo, mi mente y mi corazón, especialmente como madre.

También la conexión inmediata con la mañana aquella que, a través de una llamada de teléfono, supe de otro “adiós” que marcaría y cambiaría mi vida hasta un punto que no pude imaginar: el de mi padre…


Una frase que se me ha tatuado por voluntad propia:

“ESTAMOS VIVOS, NO TENEMOS DERECHO A NO VIVIR ESE GRAN REGALO”

Por nosotros y por los que no han podido elegir.


De verdad, si algunas de las personas que se han ido tuvieran la mínima posibilidad de abrazar la vida que tenemos ahora mismo en nuestras manos, firmo que darían lo que fuera por ello.


Y me pregunto ¿de verdad las cosas que nos pasan en la vida son tan graves?, ¿esos día a día que a veces tachamos hasta de “infierno”, son tan deplorables?, ¿quizá no somos, cuando menos, desagradecidos o poco inteligentes? (yo soy la primera que se mete en el saco, que también pierdo la cordura de vez en cuando).

¿Cuántos minutos, horas, días y años perdemos en cosas que no tienen toda la importancia que le damos?,

¿cuánta VIDA se esfuma ahí?

Y claro que no todo es un camino de rosas, claro que pasamos por situaciones en las que precisamente las “ganas de vivir” no serían su mejor título. Negarlo sería idiota. Y al final, todo pasa, todo lo acabamos superando tarde o temprano, de una forma u otra, seamos honestos.

Pero el “viaje de no retorno” es otra cosa.

Por eso, ¿no crees como yo que sería ideal que nos dedicáramos a aprovechar el GRAN REGALO con el que amanecemos cada día? Yo lo tengo más que claro. Aún en esos “días grises”, me prometo no olvidar la mañana de hoy, la de “la llamada que cambió mi vida”, la SUERTE que tengo de estar viva.

Ahora que escribo esa palabra: “SUERTE”…, ¡qué paradójico, ¿no?!, nos pasamos LA VIDA buscándola y justo ya la tenemos en nuestras manos y no la vemos, o hacemos como que no la vemos.

¿Qué tal si la aprovechamos y hacemos lo más grande que podemos hacer: VIVIRLA desde el agradecimiento y dejarnos de renegar de ella?

Repito: yo lo tengo claro. Y, llámame cabezota o incrédula si quieres, pero no pienso descansar hasta extender todo lo que pueda esta convicción mía de que LA VIDA ES MARAVILLOSA y que abrazaditos a ella, ya lo tenemos todo. Por mí y por todos esos ADIOSES que me marcaron.

¿Nos vemos VIVIENDO Y AGRADECIENDO?

Me encantará leerte en los comentarios, verte por el camino y darte un abrazo en persona o a través de esa "energía viajera" en la que creo a pies juntillas...


¡Vive y mímate mientras tanto, ¿o se te ocurre algo mejor?!








Acompañante de Valientes



Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook

© 2020 Dori Perez. Creado por Virginia Mallén.