Buscar
  • Dori Pérez

Hay un día en el que dejas de esperar, te lo prometo.

Sé que te cuesta creerlo. Lo entiendo. A mí me costó mucho conseguir abandonar la idea de que un día iba a poder dejar de esperar a según qué cosas y personas.


Desde niña, tuve demasiado metido en vena la idea de que, con mucha lucha de por medio, con mi entrega excesiva y con mis intentos interminables, tarde o temprano, lograría que las situaciones fueran como yo me había imaginado que "tenían que ser" y que las personas de "allí fuera" me vieran, me entendieran y me abrazaran como yo pensaba que me merecía.


Y no, ahora me doy cuenta de que estaba completamente equivocada. Y no era mala suerte, ni significaba que el mundo estaba en mi contra, sino que mi idealización y convicción de que yo estaba en lo "correcto", me tuvieron siempre en una eterna espera...


Tuve que hacer malabares emocionales y hasta físicos para llegar a agotarme de exponerme tanto.



Tuve que cansar a los demás de mis "¿pero es que no me ves?", de mis "quiéreme como yo quiero que me quieras" y de mis "si tú no puedes, yo lo intento por los dos".


Hay un día en el que me agoté, literalmente, de sentir no ser vista, de verme como una auténtica idiota exponiéndome por enésima vez como la "pobrecita/cansina" que, desde un Ego engañoso y dañino, jugaba a ser la salvadora bondadosa, pero en realidad era la reina de las mendigas emocionales.




Ese día llegué al máximo del ABURRIMIENTO. Para mí esta ha

sido la sensación más liberadora de todas.


Aburrimiento de estar repitiendo siempre

mi misma estrategia.

Aburrimiento de esa espera infinita porque me vieran.

Aburrimiento de poner una sonrisa falsa cuando por dentro estaba agotada de sentirme siempre con el cartel de "mírame y valórame, por favor".

Aburrimiento de defender el papel de "luchadora incansable".

Aburrimiento de tener que depender de los aplausos ajenos para sentirme alguien.



Ese día en el que ya sientes que has rozado la absurdez, para mí, es cuando verdaderamente dejas de esperar y comienzas a vivir. Empiezas a darte todo eso que llevas toda la vida esperando de los demás: atención, amor, empatía, palabras de aliento y apoyo, tiempo, aplausos...



Sí, sí, entiendo que quizá te resulte casi imposible creer esto. Puede que estés pensando: "¿pero cómo consigo llegar a ese punto de dejar de esperar?".


Yo no soy nadie para decirte cómo lo tienes que hacer, cómo conseguir dejar de esperar, pero no desde el Ego, desde ese: "¡a partir de ahora, voy a volverme frío/a y paso de la gente!", sino desde el Amor con un "¡vale, ya he visto que todo lo que espero de fuera, ya está en mí!". Yo te puedo contar cómo lo hice yo:



1- Dar todo de mí hasta quedarme sin aliento.


2- Identificar "el tope" de entrega de los demás (esto se ve muy clarito, aunque a veces lo obviamos).


3- Frenar en seco y cambiar el foco. Girarlo hacia mí y dejar de alumbrar fuera.


4- Darme la bienvenida y reconocerme "no sé por dónde empezar contigo, Dori, pero nos iremos conociendo".


5- Sé paciente conmigo misma, no tener prisas y permitirme "volver a las andadas del arte de mendigar" de vez en cuando. Todo es rodaje.



6- Llenarme de mí, con todo ese mismo empeño que me dediqué a agasajar a los demás (hasta agotarles) con mis atenciones y cariño (que ahora veo que estaba cargado de chantaje).


7- AGRADECER que no me hubiesen visto y abrazado como esperaba, porque esos fueron los gran


des motivos que me llevaron a encontrarme conmigo...


De verdad, de corazón, no tengo la verdad absoluta, pero a mí me ha funcionado todo esto y por eso lo comparto contigo. Seguro que el camino hasta llegar a abrazarte, es igual de maravilloso.


Si aún no has llegado a ese punto de "ABURRIMIENTO MÁXIMO", sé paciente, que hay un día en el que lo sientes. Y ese día es el inicio de TU NUEVA VIDA.


Y te repito, aunque no lo creas:


HAY UN DÍA EN EL QUE DEJAS DE ESPERAR, TE LO PROMETO. Ese día, vuelves a nacer...









Me encantará saber si ya has llegado a ese punto de "me he agotado de esperar" o si sientes que estás cerquita...


Te deseo todo lo mejor y, sobre todo, mucha AMABILIDAD CONTIGO MISMO/A, YA QUE VAS A ESTAR JUNTO A TI TODA LA VIDA⭐




Acompañante de Valientes

@_doriperez




Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook

© 2020 Dori Perez. Creado por Virginia Mallén.