Buscar
  • Dori Pérez

ACEPTACIÓN, cuánto nos cuesta, ¿verdad?

Te doy la bienvenida a otro post de este Blog que llevo "a mi manera"...


Por si no te habías dado cuenta aún, por aquí comparto fuera de rigideces, de guiones y siempre desde el corazón y desde mi visión personal en aspectos que han formado parte de mi trabajo de autoconocimiento hasta ahora (y lo que queda, porque esta "carrera universitaria" nunca acaba).


Hoy me apetece compartir contigo un poco sobre ese gran TOP A CONQUISTAR que es la ACEPTACIÓN.


No sé tú, pero yo pensaba que ACEPTAR significaba:


1- Asumir las situaciones, los revés de la vida y las llegadas o idas de personas sin más, sin que nos diera "ni frío ni calor",


2- Conformarnos con "lo que nos tocaba" como si de un premio de una lotería se tratara, sin rechistar.


3- Tener que entender lo que pasaba allí fuera para poder, por fin, digerirlo.


En todo ello es donde yo me quedaba literalmente ENGACHADA, en esa "ENSALADA DAÑINA" resultante de la mezcla de: conformismo, querer saber, viajes entre los extremos "venga, vale, ya hago como que lo acepto" y "la verdad es que siento que aún no lo acabo de aceptar"..., ufff, ¡agotador!, ¿sabes a lo que me refiero?


Con el tiempo y unas cuantas "ACEPTACIONES DE MENTIRIJILLA", he aprendido mucho sobre ellas y sobre mí. Ahora sí que entiendo que la ACEPTACIÓN "de la buena" es otra cosa.


Que llega cuando nos hemos permitido transitar al 100% cada una de las etapas de cualquier duelo, y por duelo no me refiero a grandes pérdidas ni giros rocambolescos de la vida, sino a toda etapa (por insignificante que nos parezca) que, sin que podamos evitarlo, acaba.


Que (lo que más me liberó en el mundo), ACEPTACIÓN no significa tener que ENTENDER QUÉ TIENE EN LA CABECITA LA PERSONA DE ENFRENTE ni lo que le llevó a actuar de según qué manera, aunque su pertinente dosis de empatía, es sanadora, pero ojo con confundirla con querer tener la "BOLA DE CRISTAL O LA MÁQUINA DE LA VERDAD". Salir de esa "guerra" nos conduce a la vida, a poner el foco en nosotros, a


Que cuando ACEPTO, no tengo porqué "COMPRAR LA VERSIÓN DE NADIE", simplemente se trata de SOLTAR (una de las acciones más liberadoras que he trabajado y comprendido) lo que no está en mi mano, lo que sé que nunca voy a acabar entendiendo porque no tengo ninguna potestad ni certeza de porqué ocurren las cosas ni de porqué las personas tienen una actuación u otra.


Que la ACEPTACIÓN ESTÁ LIBRE DE JUICIOS externos, y que cuando vemos esto, ES GRANDIOSO, porque significa que hemos dejado de JUZGARNOS A NOSOTROS MISMOS y ¡aquí comienza el baile!


Es cuando dejamos de luchar con lo que pasa allí fuera porque hemos dejado de batallar con nosotros mismos y, por fin, nos abrazamos, nos acogemos y nos aceptamos. Por ello, ya somos capaces de replicar "allí fuera" lo que ya hemos experimentado y saboreado dentro de nosotros, de otro modo es imposible.



Que la ACEPTACIÓN ni siquiera hay que explicarla, se siente o no se siente. Sabemos que hemos llegado a ella cuando desaparece el RENCOR, LA RABIA, LA RESISTENCIA. Se no cuando ya no pesa ese INTENTO INFINITO por COMPRENDER... No hay que comprender nada (aunque a veces sí que lo hagamos).


ACEPTAR es Soltar peso, dejar ir, no buscar "verdades absolutas", no pedir explicaciones, tener el coraje de quedarnos con respuestas pendientes, con preguntas sin contestar y con mil interrogantes revoloteando por nuestra cabeza.


Hay que ser muy VALIENTE para SOLTAR TODO ESO, te lo prometo.


Hemos crecido pensando que teníamos que luchar con uñas y dientes para conseguir la respuesta a todo, a base de exponernos, mendigar explicaciones y de empeñarnos en hacer lo blanco negro. La aceptación está muy lejos de todo eso y, aunque no lo vemos, ella nos acerca a nosotros mismos, nos "devuelve a casa".


No sé tú, pero yo, desde que sentí en lo más interno de mí lo que es realmente ACEPTAR, descubrí un nuevo mundo, una nueva Dori, más libre, más ligera, con las alas más grandes y dispuestas a volar...


De corazón, deseo con todo mi alma, mirar al lado y verte volar a mi lado.


Te mando un abrazo cargado de cariño y, sobre todo, de deseo de que consigas soltar lo que no puedes abarcar y, con tus brazos disponibles, te des todos esos abrazos que te mereces y que te van a llevar al siguiente nivel de grandeza, de brillo y de crecimiento...











Me encantará saber qué tal te llevas con esa "amiga", si has conseguido "bailar" ya con ella y si coincidimos en algo...


Te deseo todo lo mejor y, sobre todo, mucha SOLEDAD ELEGIDA, AMABLE Y QUE TE HAGA DARTE CUENTA DE QUE LA PERSONA MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA ERES TÚ⭐



Acompañante de Valientes

@_doriperez



Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook

© 2020 Dori Perez. Creado por Virginia Mallén.